El perímetro abdominal

Hace tiempo que no escribo nada.

Retomo la actividad con un tema que considero interesante.

¿Hasta qué punto es malo tener barriga/grasa visceral/grasa abdominal? Hay gente que con un índice alto de masa corporal tiene poca barriga y gente que teniendo un peso adecuado sigue siendo portador de un interesante ejemplo de lo que también se conoce como “la curva de la felicidad”

Nada más lejos de la realidad. Desde hace unos cuantos años se sabe que la grasa abdominal es un tejido metabólicamente muy activo. No se limita a estar ahí acumulando energía, si no que segrega sustancias variadas. Muchas de esas sustancias promueven un estado de ligera inflamación en muchos tejidos del cuerpo, con malas consecuencias. Como mínimo aumenta el riesgo cardiaco y el de sufrir enfermedades cancerosas. Incluso se ha establecido relación con un más rápido decaimiento cognitivo en la edad adulta y en la vejez.

Recientemente, un nuevo estudio añade más evidencias al respecto.

Resumiendo, ese estudio ha comparado la evolución y la mortalidad de un conjunto de personas (más de 600.000 durante varios años) analizando el efecto que sobre las variables de estudio (la mortalidad total y desagregada por causa) tiene la cantidad de grasa visceral (que se puede estimar muy cómodamente con una cinta métrica rodeando la panza).

De esta dependencia se elimina la influencia que tienen el resto de variables, incluyendo la obesidad. Es decir, se distingue el efecto de la grasa abdominal sobre la salud independientemente de que una persona tenga más o menos obesidad. O dicho de otra forma, se considera la obesidad y la grasa abdominal como dos cosas distintas.

Los resultados son demoledores.

Para los hombres: Partiendo de un nivel de base de 35 pulgadas de cintura, cada dos pulgadas extra añaden un incremento de un 7% en la tasa de mortalidad de los individuos a partir de los cuarenta. Eso provocaba que la gente con 43 o más pulgadas de perímetro abdominal tuviera una esperanza de vida tres años menor que la gente con 35 o menos pulgadas de perímetro abdominal.

Para las mujeres era todavía peor: Cada dos pultadas el incremento de mortalidad era de 9 puntos porcentuales. Eso hace que las mujeres con 37 o más pulgadas de perímetro abdominal tuvieran una esperanza de vida cinco años menor que las mujeres con 27 o menos pulgadas.

Si pretendemos vivir muchos años, parece que una interesante ayuda puede ser intentar eliminar la grasa visceral que rodea nuestros órganos internos. No es necesario lucir unos abdominales de anuncio, basta con reducir la forma de pera que, desgraciadamente, muchos tenemos.

Fuente original

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *